La etiqueta en la mesa enseñada por un robot puede explicar por qué no sigue las reglas


Mediante

Imagen predeterminada del nuevo científico

Pepper el robot

frederik enneman / Alamy

Usamos lo que se llama habla interna, donde hablamos entre nosotros, para evaluar situaciones y tomar decisiones más informadas. Ahora se ha entrenado a un robot para que hable en voz alta sobre su proceso interno de toma de decisiones, lo que nos da una idea de cómo prioriza las demandas en competencia.

Arianna Pipitone y Antonio Chella de la Universidad de Palermo, Italia, programaron un robot humanoide llamado Pepper, fabricado por SoftBank Robotics en Japón, con un software que modela los procesos cognitivos humanos, así como un procesador de computadora de síntesis vocal. Esto le permitió a Pepper expresar su proceso de toma de decisiones mientras completaba una tarea. “A través del habla interna, podemos comprender mejor lo que el robot quiere hacer y cuál es su plan”, dice Chella.

Publicidad

El software le permitió a Pepper recuperar la información relevante de su memoria y encontrar la forma correcta de actuar basándose en comandos humanos.

Los investigadores le pidieron a Pepper que pusiera una mesa de acuerdo con las reglas de etiqueta que habían codificado en el robot. El habla interna se activaba o desactivaba para ver cómo afectaba la capacidad de Pepper para hacer lo que se le pedía.

Cuando se le pidió que colocara una servilleta en un tenedor con el habla interna habilitada, Pepper se preguntó qué requería la etiqueta y concluyó que esta solicitud iba en contra de las reglas que se le habían dado. Luego preguntó a los investigadores si poner la servilleta en el tenedor era la acción correcta. Cuando le dijeron que sí, Pepper dijo: "Está bien, prefiero seguir tu deseo" y explicó cómo iba a colocar la servilleta en el tenedor.

Cuando se le pidió que hiciera la misma tarea sin hablar consigo misma, Pepper sabía que esto contradecía las reglas de etiqueta, por lo que no completó la tarea ni explicó por qué.

El "diálogo interno" es actualmente solo un programa básico, dice Pipitone. "En este momento es una historia del proceso de Pepper", dice.

Con el potencial de que los robots se vuelvan más convencionales en el futuro, este tipo de programación podría ayudar al público a comprender sus habilidades y limitaciones, dice Sarah Sebo de la Universidad de Chicago. “Mantiene la confianza de las personas y permite colaboraciones e interacciones fluidas entre humanos y robots”, dice.

Sin embargo, este experimento solo usó un solo participante humano, dice Sebo. “No está claro cómo se compararía su enfoque con una amplia gama de participantes humanos”, dice.

Pipitone dice que escuchar a un robot expresar su proceso de toma de decisiones aumenta la transparencia entre humanos y robots. Esto podría tener implicaciones para las tareas cooperativas, como aquellas con robots médicos, y para romper situaciones de estancamiento con robots. "Puede ser muy importante comprender por qué un robot toma una decisión sobre otra", dice.

Referencia de la revista: iScience, DOI: 10.1016 / j.isci.2021.102371

Obtenga más información sobre estos temas:

Sé el primero en comentar

Deja un comentario